Memoria a largo plazo

Otro de los pilares de nuestra preparación es “plastificar al máximo las sinapsis cerebrales” para generar una memoria a largo plazo, pues pueden transcurrir meses desde el inicio de preparación de algunas de las materias hasta la fecha del examen.

Para ello, en AMIR estamos seguros de que son necesarias 4 FASES de estudio.

En un examen con tanta materia como el MIR, realizar menos de 4 vueltas hace muy difícil la fijación de tantos conceptos.

Nuestro método, además, ofrece a los alumnos la posibilidad de conocer si su proceder en la preparación está siendo correcto o no, bien a través de los simulacros que comparan al alumno dentro de su grupo, dentro del global de alumnos, o bien a través de un programa-estimador del puesto que hemos elaborado y que asigna a cada alumno un número de orden en función del resultado del simulacro y del expediente (con un margen de error menor al 5%).