Preguntas Multiopción

Son múltiples los alumnos, que a pesar de un claro domino de una materia, logran un rendimiento mucho menor, que el lógico por sus conocimientos, por no saber enfrentarse a preguntas tipo test. La mayoría de estos alumnos al preguntarles, creen que el responder preguntas multiopción con acierto es un don “in nato” y se resignan a obtener unos resultados mejores, acordes a su preparación.

Sin duda existe una intuición innata para responder este tipo de preguntas, pero como todo lo demás en la vida, se puede ejercitar y aprender. Según nuestra experiencia como preparadores del MIR, los resultados han sido espectaculares en este sentido. Para ejercitar esta tarea, que es uno de los pilares de la preparación, los alumnos realizan sistemáticamente preguntas tipo test: simulacros, autoevaluaciones, test de clase... La mayoría de los estudiantes, al inicio de su preparación, están acostumbrados a contestar preguntas tipo test únicamente cuando están seguros de la respuesta correcta que, dominando el tema, sucede prácticamente siempre.

En las preguntas habituales de las Facultades, el alumno al leer el enunciado sabe cuál va a ser la respuesta correcta antes de leer las opciones y únicamente tiene que buscarla y señalarla. Una pregunta tipo de los exámenes de la Facultad (y del MIR de la década de los 90) es un pregunta de este estilo: ¿cuál es de las siguientes el tratamiento de elección de la meningitis por Lysteria? El alumno rápidamente iba a buscar la ampicilina entre las opciones.

Sin embargo el MIR ha evolucionado, hacia preguntas tipo caso clínico, que no buscan únicamente autómatas en la memorización, sino premiar el razonamiento clínico inductivo, que es algo mucho más cercano a la práctica clínica habitual